Prelude in C major, BWV 846a
A-M Classical
-2:22
Bienvenido, bienvenida

Me llamo Fernando Miguel Fernández. Soy psicólogo y trabajo en la ciudad de Utrecht.

Mi trabajo como psicólogo va dirigido igualmente a todas las personas que busquen a un psicólogo que hable igualmente el castellano que el holandés, y tenga conocimiento de ambas y diferentes culturas. Domino también el ingles en caso de que sea esta la lengua que utiliza la pareja como medio de comunicación.

Pueden acudir a mi con problemas de ansiedad, depresión, falta de autoestima, problemas de relación en pareja, problemas laborales, adaptación a la sociedad holandesa, et cetera.

Ningún inidviduo es una isla, por lo tanto trabajo a diferentes niveles: el individual -autobiografía, personalidad- y el social: pareja, empleo, relaciones sociales, amistades. 

Autenticidad, libertad y compromiso

 

 

La vida: todo un viaje, toda una aventura. Y usted capitaneando su navio, con la brújula en mano, hacia horizontes desconocidos.

Nuestra vida es un viaje que nos transporta por diferentes fases. En cada una de ellas nos encontramos con oportunidades y dificultades.

Al enfrentarnos a dificultades, problemas, logramos encontrar respuestas, nuevos horizontes, nuevas oportunidades.

Asi vamos avanzando: el camino se hace al caminar.

Como psicólogo me encamino con usted en esta búsqueda, y le ayudo a encontrar respuestas a preguntas vitales, a hacerse las preguntas acertadas, a contactar con su vena vital, la fuente de energia vital, a coger las riendas de su vida, a ser cada vez más y saber expresar mejor la verdad que lleva dentro de sí mismo, sin temor a criticas, sin tener que ofender a nadie: simplemente, manteniendose fiel a su verdadera y autentica, y unica persona y personalidad.

Autenticidad implica conocimiento de uno mismo a diferentes niveles y de las diferentes facetas -como un diamante - de la persona. Hacia nuestro entorno, nuestros seres queridos, colegas, et cetera, implica honestidad (que nos es lo mismo que decir, expresar todo lo que uno piensa y siente) y respetar igualmente las fronteras propias y las de la otra persona. Dentro de este libre espacio puede surgir una relación profunda, de respeto, mutua acceptación, comprensión y camaradería.